miércoles, 17 de octubre de 2012

Duplicidades o centralismo




El otro día cayó en mis manos un anuncio de una licitación, en la cual el objeto del contrato era la prestación del servicio SAMUR. Como todo el mundo, tenemos perfectamente identificado al SAMUR como un servicio de emergencias, (bomberos, policías, etc) en la cual se encargan de cubrir los servicios médicos.

En mi ignorancia, pensaba que las ambulancias, serían como los hospitales, de la Seguridad Social. Pero cuál ha sido mi sorpresa al descubrir que NO, que las ambulancias y los SAMUR (Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate), son delegación de las funciones en los Ayuntamientos. Los servicios de ambulancias, han sido competencias municipales desde hace mas de 100 años, habiendo mejorado hasta el modelo actual.

Pero hay una lógica que me hace preguntar ¿porqué no son competencias de los actuales Servicios de Salud???, no serían mas operativos y optimizados si se refirieran a ámbitos supra-locales.


En el municipio sobre el que me ha sorprendido la noticia  (31.000 habitantes), el ratio nº habitantes partido por los operarios del SAMUR es de 3.500. Si tomamos como referencia Madrid, como ciudad pionera, el ratio sube hasta los 5.100 habitantes por operario. Traducido al cristiano, en Madrid el sueldo de cada operario del SAMUR se paga entre cinco mil personas, mientras que en el otro municipio queda reducido a que se tiene que pagar entre tres mil.

En economía esto se llama economías de escala. En política, descentralización. Está claro que en este país se deben recortar los gastos públicos, y eso se puede conseguir de dos maneras; haciendo lo mismo e intentando gastar lo menos posible, o gastar menos haciendo las cosas diferentes. Por ahora, en economía nacional o en economía regional, se ha seguido el primer camino, pero hasta que no nos cambiemos al segundo, no se obtendrán auténticos resultados.

Por cierto, si las ambulancias son “sanidad” y se encuentran en licitación, quiere decir que la Sanidad se puede privatizar sin que se nos caigan los anillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario