lunes, 9 de julio de 2012

Las tijeras o la motosierra.

David and Goliat by Opticalreflex

Nosotros teníamos un olivo. Era espectacular lo mucho que creció dentro del jardín. Pero se había acostumbrado al riego automático todas las noches, y eso se acabó. Los olivos son de secano y se tendrá que aclimatar.

Con los primeros presupuestos del Gobierno actual se han aplicado recortes, muchos recortes, pero estos no han sido homogéneos. A los capítulos Sociales y de Gestión del Estado (que son los que se ven) el jardinero les aplico la tijera, les dio forma, los redujo de todas las partidas proporcionalmente, y siempre dejando la copa del árbol redonda y muy aparente.

En cambio a los capítulos de inversión, (que son las raíces que no se ven), se le aplicó la motosierra. Y claro, el árbol se sigue secando.

Ahora se demuestra la equivocación. Quizá lo que sobraba eran algunas ramas del árbol. Ahora se deberá replantar el nuevo modelo de Estado, eliminar conceptos, servicios y prestaciones del Estado del Bienestar y/o de las Autonomías. Toca motosierra y, de esta forma, dejar remanente para la inversión, desarrollo y medidas activas de recuperación de la economía. Toca dejar la copa del árbol del tamaño que sus raíces puedan alimentar.

El bienvenido Pacto por el Crecimiento con nuestros socios europeos no debe ser a costa de recursos prestados, sino que se debe generar desde dentro de nuestra economía. No podemos pretender seguir con el riego automático, sino que tendremos que hacer crecer nuestras raíces para que alcancen el substrato donde se acumula el nuevo agua que nos permita sobrevivir.

Cualquier otro planteamiento nos acabará convirtiendo en leña para el fuego.




No hay comentarios:

Publicar un comentario