lunes, 7 de mayo de 2012

Nueva Cultura Económica

Congenlando el tiempo / Trapping time por Cristina Valencia




En unas recientes declaraciones en la prensa se indica que el Gobierno Regional de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia se decantaba por la Opción Este para el acceso del AVE a Cartagena. Dicha noticia salía a colación para aprovechar un cruce de acusaciones sobre plazos, retrasos y demás cuestiones en las que no vamos a entrar.


Para los no duchos en sistemas de transporte, y menos en Murcia, se encuentra pendiente de elegir cual de las tres opciones propuestas en los estudios de alternativas para la llegada del AVE a Cartegena desde Murcia.

Las tres alternativas consistían solucionar técnicamente el accidente geográfico que supone la Sierra de Carrascoy.  Dos de ellas lo bordean por ambos extremos y la tercera suponía la ejecución de un túnel para cruzarlo por debajo.

Lo que sabíamos hasta ahora era que la solución defendida por el Gobierno Regional era la tercera, que aprovechaba para incomunicarse con el nuevo Aeropuerto de Corvera.

Sin entrar a valorar en detalle las ventajas estratégicas de comunicar ambas infraestructuras, está claro que resulta muy positivo en cuanto a prestaciones del nuevo aeropuerto, pero no tengo muy claro cual va a ser el tráfico que puedan generar para el AVE turistas extranjeros volando en "low cost".

Con las noticias publicadas en la prensa se indica que el Gobierno Regional es sensible a la "Nueva Cultura Económica" y suscribe la Opción Este por motivos económicos y de plazos constructivos.

Básicamente, la Solución Este se ha presupuestado en 400 M€ y la Centro en 1.000 M€. La diferencia, es para tenerse mas que en cuenta.

Toda esta explicación la pongo encima de la mesa como antesala al debate sobre la conveniencia de realizar análisis económico-financieros en los proyectos de infraestructuras.  Resulta meridianamente claro que este país ha afrontado una década de construcción de infraestructuras en las que no se han barajado los criterios de rentabilidad económica, y ahora lo estamos pagando.

En el programa electoral de un partido que se presentó a las pasadas Elecciones Generales se indicaba como propuesta:


"Análisis obligatorio de viabilidad económico-financiera y social para cualquier inversión pública en infraestructuras, con exposición pública obligatoria de estos estudios y de los criterios seguidos para su elaboración, con período público de alegaciones"


Aunque parece una cuestión de sentido común que los estudios de viabilidad económica-financiera sean obligados y además públicos, no veo a los dos grandes partidos generales consensuando este tipo de medidas. Lástima de oportunidad perdida.

Por ahora, lo que sí hemos ganado, es que se propongan construir las soluciones mas económicas. Algo es algo.






Pregunta de la Semana:  ¿Crees que aportaría transparencia al estado conocer los costes y rentabilidades de las infraestructuras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario